Sonido Off / On




  Principal
  Radio y TV
  Sobre Nosotros
  Ayúdanos a seguir comunicando
  Links de Interes
·Comité solidaridad España
·Comité Solidaridad Alemania




  Buscar


  Contador de Visitas
contador de visitas
Frenadeso Noticias

Frenadeso Nacionales

[Video] Panamá: Discurso de la delegación sindical panameña en la 106a Conferencia internacional del Trabajo, Ginebra.

 

 

 

 

 



Discurso de la delegación sindical panameña en la 106a Conferencia internacional del Trabajo, Ginebra.


MARCO ANDRADE, consejero técnico y delegado de los trabajadores de Panamá, 106a Conferencia internacional del Trabajo.

Discurso

Señor Director General de la OIT, Guy Rider; Señor presidente de esta Conferencia; delegados presentes:

Los trabajadores panameños volvemos a este estrado para enviar un mensaje de lucha y esperanza, convencidos que, sin luchas no hay victorias, pues desde la última vez en que estuvimos aquí la situación socio laboral en nuestro país no ha mejorado significativamente y persisten nuestros esfuerzos para reivindicar derechos de los trabajadores panameños y hay nuevas reclamaciones que se unen a las de vieja data, que están sin resolver.

Panamá ha tenido y tiene en este momento un gobierno que responde a las elites económicas y grupos de gran capital nacional y extranjero que implica la existencia de 115 ultra millonarios en un país con una población de tan solo 4 millones de ciudadanos.

Estos grupos económicos tienen gran influencia política que garantiza la consecución y desarrollo de grandes mega proyectos e influyen decisivamente en los poderes del Estado, quienes con sus decisiones garantizan sus intereses.
El actual gobierno insiste en mantener e impone un modelo neoliberal que refuerza y garantiza los intereses de las minorías que degradan y excluyen a las mayorías de trabajadores quienes ven en peligro la perdida de importantes conquistas en el orden económico y social; estas acciones van dirigidas entre otras, a la privatización del sistema de pensiones, el aumento de la edad de jubilación y de cuotas, lo que pone en riesgo la seguridad social de un importante sector del pueblo panameño.

Otra medida que afecta a los trabajadores son los proyectos de privatizar el suministro de agua potable a través de las concesiones a grupos económicos de capital extranjero que incluye el desconocimiento de los derechos laborales de los trabajadores de la institución pública.

Se insiste en la instauración de modelos privatizadores en sectores como la salud y la educación pública lo que alarma a los trabajadores quienes conocen en carne viva los efectos de la exclusión que es un resultado directo que surge cuando se privatizan los servicios que deben garantizar los derechos humanos de las personas.

se mantiene una política de obstaculizar la negociación colectiva por parte de funcionarios del Ministerio de Trabajo; de impedir el ejercicio del derecho de huelga a toda costa, imponiéndole   a los trabajadores arbitrajes, que terminan afectando sus intereses.

En las mesas de diálogo social tripartita, auspiciadas por la OIT, aún seguimos los trabajadores esperando que se concreten los acuerdos, así como el establecimiento de mecanismos permanentes de diálogo con el gobierno como un resultado natural y lógico de la implementación del convenio 144, que a pesar de estar vigente no es respetado por el Estado Panameño. El sector empleador panameño, a pesar de los beneficios que recibe de una economía globalizada, sigue escamoteando derechos a los trabajadores, por ejemplo, la recién aprobada licencia de paternidad fue fijada finalmente en sólo tres días al año, a petición de los empleadores, acostumbrados a no ceder nada en función del desarrollo social y del país, sino solo de sus intereses económicos.

La población panameña de menos o de ningún ingreso económico formal, ha sido víctima en los últimos meses  de una política de desalojo violento de lugares que por muchos años han ocupado para resolver el derecho humano a la vivienda, estos desalojos han estado a cargo de escuadrones elites de la Policía Nacional quienes a través del uso de fuerza excesiva, sin el respeto a la garantía y derecho fundamentales, han afectado a miles de familias integradas por niños, adultos mayores, discapacitados y un significativo  números de mujeres, quienes han sido las más afectadas, ya que han muerto dos mujeres a consecuencia de estos actos, donde el Estado no garantiza el goce de este derecho básico, ni ofrece alternativas para su reubicación.

La política de desalojo también afecta y se impone en contra de trabajadores informales en las ciudades de Panamá y Colón, quienes han sido víctima de acciones violentas para dar paso a la construcción de megas proyectos de infraestructuras viales o turísticos, en síntesis, estos son entre otros, algunos de los problemas sociales que enfrentan en este momento los trabajadores panameños, por carecer de una política social del gobierno que atienda sus derechos sociales básicos. 

A pesar de todo lo anterior, Panamá sigue manteniendo una de las más altas tasas de crecimiento económico de la región, sin embargo, la desigualdad y la inequidad siguen sin ser resueltas, en perjuicio del pueblo, particularmente de los trabajadores y de los grupos sociales más vulnerables.

No queremos desconocer que, por primera en más de cincuenta años, gracias al trabajo de las mesas de diálogo social tripartita, nos encontramos cerca de regular la libertad sindical en el sector público y que se han reconocido dos personerías jurídicas a sindicatos estatales, hecho sin precedentes en nuestra historia que se debe a la presión del movimiento sindical panameño.

 En Panamá, la corrupción es un flagelo que ha afectado a las esferas públicas y privadas; que incide directamente en la falta de seguridad y en el problema del transporte urbano, así como los graves problemas de la salud pública, van en aumento. La dotación de agua potable a toda la comunidad se quedó en promesas electorales y se han aprobado reformas al Código Electoral, dirigidas a perpetuar la primacía de los partidos de los grandes poderes económico.

Existe un gran descontento nacional que sumado a las acusaciones del uso de nuestro país para fines delictivos internacionales, nos obligan a demandar la solidaridad de los pueblos y de los trabajadores del mundo para mejorar las cosas en Panamá, y lograr que los derechos fundamentales de los trabajadores panameños sean respetado; la libertad sindical se propicia en los discursos pero se limita desde el sector empleador y por decisiones del Ministerio de Trabajo quienes propician el  amarillismo sindical por ejemplo; el trabajo infantil se ha reducido mínimamente; la discriminación por diversas razones se expresan en las relaciones de trabajo de cada día y subsisten algunas expresiones del trabajo forzoso, aunque se aprobó el protocolo de 2014 al Convenio 29 sobre trabajo forzoso.

En Panamá no existe una política hacia el trabajador migrante, fenómeno que con fuerza se ha presentado en los últimos años, la informalidad además de ser reprimida por desalojo sigue en aumento y representa hoy el 45% de la población económicamente activa; se permite por parte de las autoridades del Ministerio de Trabajo en violación a la ley, la tercerización a través del alquiler  temporal de mano de obra, acción esta que además que afecta directamente el derecho de sindicalización y de negociar colectivamente condiciones laborales dignas.  en el Canal de Panamá se mantiene la grave violación al derecho a huelga, el cual está prohibido por ley y el Gobierno de Panamá y la Autoridad del Canal de Panamá no acatan las recomendaciones de los órganos de control de OIT en esta materia.

Podemos asegurar que el Estado panameño no respeta la libertad sindical e interfiere gravemente en la negociación colectiva y aseguramos que no existe una política de este gobierno de incentivar, facilitar y promover la sindicalización en el sector privado donde existe un gran porcentaje de trabajadores no sindicalizados.

Hemos iniciado el reto de mirar hacia el futuro del trabajo e intentamos que se convierta en un debate nacional, que hasta hoy no hemos logrado.

Los trabajadores panameños saludamos a los representantes de diversas organizaciones que han llegado en representación de sus respectivos países y exhortamos a toda la clase obrera a seguir luchando, en este escenario de diálogo, por los intereses de los trabajadores del mundo en particular y de los pueblos en general.

 Muchas gracias











Enviado el Miércoles, 14 junio a las 16:59:57 por franckoi
 
  Enlaces Relacionados
· God
· God
· God
· Más Acerca de Frenadeso Nacionales
· Noticias de franckoi


Noticia más leída sobre Frenadeso Nacionales:
Genaro López (SUNTRACS)

  Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

  Opciones
Disculpa, los comentarios no están activados para esta noticia.